¿Cómo se fabrica un maniquí?

¿Cómo se fabrica un maniquí?

Si necesitas uno, varios o muchos maniquíes, lo mejor es recurrir al alquiler de bustos en Valencia que mejor se adapta a tus necesidades, ya que fabricarlos por ti mismo no es tan sencillo.

Debemos tener muy en cuenta que el producto expuesto puede perder cierto atractivo, así que debemos hacerlo bien. Montar un escaparate, un desfile o incluso un rincón en el que decorar tu negocio puede ser un problema cuando no tenemos los conocimientos. Si no los tienes o no puedes fabricarlos por ti mismo, lo mejor es el alquiler de bustos en Valencia.

El proceso de fabricación de un maniquí comienza con un buen molde. Se rellena el molde de resina u otros materiales asegurándose de que está bien sellado. Se deja secar o se seca en horno, dependiendo del material utilizado.

Antes de quitar todos los tornillos, que proporcionan un buen sellado, se dan unos golpes para despegar el maniquí, así se tienen menos probabilidades de que se rompa y nos aseguramos de que sale bien del molde cuando lo abren.

Para dejar un maniquí bien terminado, se lija y también se puede tapizar con diferentes tipos de telas. Aquí varía en función del cliente y de qué necesidades tenga.

En la zona del cuello, en el caso de que no se requiera una cabeza, se pone un sello metálico. En ese sello o tapa también se puede colocar un adorno. Eso varía en el fabricante o la demanda del cliente.

Existen muchas formas de fabricar un maniquí, desde la forma más casera con film y cinta adhesiva hasta la más profesional.

En Maniquíes Vives te proporcionaremos toda nuestra experiencia para que nuestro trabajo y esfuerzo sean siempre de tu completa satisfacción. No lo dudes, cuenta con nosotros y suma éxito. Estarás satisfecho y encantado con nuestra colaboración. Y estamos seguros de que desarrollaremos todas tus ideas trasladándolas a tu negocio.

haz clic para copiar mailmail copiado